lunes, 14 de enero de 2008

Video did not killed the radio star

El mensaje de radio que amenazó a la flota estadounidense en el estrecho de Ormuz (Golfo Pérsico) podría no ser más que la obra de un radioaficionado bromista. Se trataría de Filipino Monkey, un misterioso personaje que acostumbra a interferir en las comunicaciones de los navegantes de la zona, según la publicación Navy Times, perteneciente al grupo Military Times, próximo al ejército de EE UU. El incidente sucedió el 6 de enero, cuando varias patrullas marítimas iraníes realizaban maniobras de acoso en el estrecho de Ormuz. Dos días después, el Pentágono difundió un vídeo con las imágenes del suceso. Al final de la grabación se podía oír lo que parecía ser una transmisión de radio que afirmaba: Voy hacia ti. Vas a explotar en unos minutos. Al principio, se atribuyó a las comunicaciones entre las patrullas iraníes.
La transmisión fue grabada durante el incidente, y aumentó la tensión en la zona, pero aún así no hay pruebas de su procedencia. Varios oficiales sostienen que es difícil determinar quién habla. No sabemos bien de dónde venía, señala la comandante Lydia Robertson, portavoz de la quinta flota de EE UU en Bahrein. Podría proceder de una estación de radio costera. Basándome en mi experiencia tras trabajar en esta parte del mundo, donde hay mucha actividad marítima, es muy difícil intentar distinguir [quién habla por el canal de radio], ha señalado el Oficial en jefe de las Operaciones Navales Gray Roughead.
De hecho, la voz del video suena diferente de la del oficial iraní que se dirige al crucero Port Royal desde una radio en una pequeña embarcación, en el vídeo difundido por las autoridades iraníes. El oficial aparece hablando por radio y en determinado momento pide al navío de guerra estadounidense que cambie del canal 16, el habitual en comunicaciones entre puentes de mando, a otro, quizá para poder comunicarse sin ser interrumpidos. Además, no se oye ruido de fondo en el audio difundido por EE UU y que supuestamente habría sido captado por un equipo de radio portátil en una embarcación.
De esta manera, los oficiales de la marina estadounidense no están seguros de sus sospechas, mientras que los iraníes les acusan de manipulaciones. En los últimos años, las naves estadounidenses que operan en Oriente Próximo han tenido que enfrentarse a la misteriosa voz conocida como Filipino Monkey, un insulto con connotaciones étnicas, tras el que probablemente se oculta más de una persona que escucha las comunicaciones radiofónicas entre barcos y las interrumpe para gritar insultos. Algunos oficiales de la marina sostienen que su voz podría ser la que captó el vídeo difundido.