lunes, 10 de diciembre de 2007

De guerra a masturbar: el largo camino de las palabras más "feas" del español

Con 7 votos: guerra, maldito, pedófilo, popó y huevón.
Con 6 votos: blenorragia, caca, espichar, grajo, guaricha, hediondo, hemorroide, higiénico, masacre, mierda, preñar, sardina, satisfizo, verdolaga, vergajo y vómito.
Con 5 votos: bacano, cabrón, chanchullo, chancro, entenado, espernancar, forúnculo, lagaña, narcotráfico, pedorrea, pústula, suegra y terrorismo.
Con 4 votos: almorzar, chambón, chancla, chirriado, coño, desechable, distinguir, envergadura, envidia, estratagema, mamar, mamera, mondongo, olvido, patuleco, pedo, pedúnculo, perrear, piorrea, prepucio, reelección, retrechera, trasbocar, verraco, violación.
Con 3 votos: costra, abusar, asesinar, atisbar, bastardo, berrinche, bodrio, cachaco, cacofonía, calzoncillo, cambuche, cáncer, capar, cárcel, castrar, catarro, chácara, chicha, chicha, chichón, chiffonier, chonchón, chorrear, chumbimba, chupar, chupeta, chuzo, cojón, corroncho, cosiato, desvirgar, escupitajo, esmegma, especulo, estúpido, frigidez, fufurufa, garbimba, garñufla, guachimán, gurrupleta, humillado, imbécil y masturbar.