martes, 11 de septiembre de 2007

Diego León Montoya Sánchez cae en desgracia

-"Ustedes ganaron"- dijo al ser detenido. Estaba oculto, cubierto el cuerpo con hojas secas.
Antes había ganado o arreglado todos los partidos, convertido o adjudicádose todos los goles, comprado o amenazado a todos los árbitros, eliminado o desaparecido, uno a uno, a todos los integrantes de los equipos rivales.
-"Don Diego", le decían, los demás mirando el suelo.
Diego, ahora. A secas.