viernes, 31 de agosto de 2007

Un favor más

Amigos míos, no me dejen morir en soledad. Escriban, no sean malitos. Prometo oír hasta las babosadas del presidente Bush o , peor aún, prometo escuchar lo que tenga que decir Peñalosa sobre cualquier cosa, pero -por favor- no me abandonen. La soledad es mala consejera, dímelo a mí.